Ruiseñor común.

Un pájaro que destaca por su hermoso canto.

ruiseñor bebiendo

Hace algunos años, como otras muchas especies dentro de las aves, al ruiseñor común sólo se podía observar en lo más profundo de los bosques.

En la actualidad, podemos observar este ave en nuestros entornos urbanos, atraído por el alimento y la ausencia de depredadores. El ruiseñor es poseedor de un precioso canto, muy cotizado por ello entre los ornitólogos.

Es una animal muy difícil de observar, por su costumbre de permanecer oculto entre la densidad del follaje.

El ruiseñor está emparentado con los mirlos y los zorzales. Busca su comida en tierra, alimentándose de insectos, gusanos y larvas, rara vez picotea alguna baya.

Este pájaro construye su nido con hojas, cerca del suelo o incluso en él, lo que le hace prácticamente invisible.

La época de reproducción comienza hacia mediados de abril, y es el momento en el que podemos escuchar su canto. Entona sus trinos tanto de día como de noche, pero cuando otros ruidos cesan es cuando se escucha mejor su melodiosa voz.

El ruiseñor no emplea su canto como una manifestación de alegría, sino una forma de indicar su presencia y delimitar acústicamente su territorio. El macho no tolera ninguna intrusión en el territorio que comparte con su pareja.

En su cortejo nupcial, el macho despliega su cola, la sube y la baja, agitando las alas e inclinándose hasta llegar con el pico a menor altura de su posadero.

El canto del ruiseñor alcanza su punto culminante en junio, en el momento en el que nacen las crías. También se piensa que el macho utiliza este sistema para delimitar el territorio de sus propios hijos, hasta que estos están desarrollados para ser independientes.

Curiosidades del ruiseñor común.

  • Identificación: Partes superiores prado-oliváceas. Pecho, garganta y frente rojo anaranjado; abdomen blancuzco. Ambos sexos iguales.
  • Incubación: 12 días.
  • Número de huevos: 4 ó 5 huevos.
  • Peso del adulto: 22 a 26 gramos.
  • Longitud: 16 cm.
  • Envergadura: 23 a 25 cm.
  • Las crías abandonan el nido desde los 10 días.
  • Alimentación: Insectos, lombrices, larvas, gusanos, arañas y bayas.
  • Género: Vertebrados, clase: Aves, orden: Paseriformes, familia: Túrdidos, Luscinia luscinia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *