Perdiz Común

La perdiz es una típica ave de los campos españoles, que ahora coloniza la ciudad.

La perdiz es un ave muy apreciada en la cinegética, fuera de nuestro país solo se encuentra en algunas zonas de Francia e Inglaterra. En estos lugares fue introducida para su reproducción. También podemos encontrar este animal en puntos de Suiza e Italia septentrional.

Cría en prácticamente toda la península Ibérica, desde el nivel del mar hasta en las grandes alturas, pero muy especialmente en la meseta.

Su hábitat preferido es el campo cultivado, mezclado con el monte bajo. En los últimos años y ocasionado por la conquista urbana en los campos de cultivos, podemos ver sin mucha dificultad perdices campando a sus anchas por nuestros jardines, en busca de alimento y en ausencia de depredadores.

Estos animales son corpulentos y muy pesados, por lo que para alzar el vuelo necesitan de una corta carrera que les de impulso para poder elevarse.

Su vuelo es un violento aleteo para después planear en linea directa al punto de aterrizaje, son vuelos muy cortos prefiriendo en muchos casos desplazarse caminando.

La hembra de perdiz realiza una números puesta, de unos 15 huevos o más, la puesta se produce en el suelo. Deposita sus huevos en un hoyo, con frecuencia efectúa dos puestas al mismo tiempo. La hembra incuba un nido y el macho se hace cargo del otro.

La importancia de la perdiz en la cinegética.

Esta especie tiene una gran importancia dentro del ámbito de la caza, la perdiz común es la reina de la caza menor.

Es indiscutible que su caza mueve la economía de muchas poblaciones que ponen a disposición de los cazadores su cotos. La caza de este animal es muy variada, aunque destaca por encima de las demás la caza de perdiz con reclamo.

En ocasiones la perdiz de reclamo es una hembra de perdiz en jaula, que entona su canto de parada nupcial atrayendo a los machos hacia las escopetas de los cazadores.

También los cazadores con gran cultura cinegética, son capaces de construir un reclamo de perdiz hembra. Este está dotado de un fuelle cosido de piel, atado a un pito, que usado con habilidad imita a la perfección el canto de la perdiz hembra.

La perdiz abatida no se desaprovecha como sucede con otras especies, esta acabará en la mesas para disfrute de los comensales por su buen sabor y la multitud de recetas que acepta este tipo de carne; perdiz escabechada, perdiz estofada, perdiz a la toledana, perdiz con arroz y un largo etc.

Curiosidades:

  • Identificación; plumaje pardo, lista blanca y roja sobre el ojo, flancos de color gris claro listados de castaño, oscura en el pecho; ambos sexos son iguales.
  • Nidificación; el macho se encarga de la confección del nido, un hoyo en el suelo cubierto de hierba seca, puesta en abril o junio, entre 10 0 15 huevos amarillos o castaño amarillento, la incubación dura aproximadamente 25 días por uno o ambos padres; los pollos salen del nido nada mas nacer, alcanzan la facultad de volar unas dos semanas después.
  • Alimentación; principalmente granos y brotes; flores, hojas y semillas de plantas pequeñas. También comen pequeños insectos arañas, saltamontes, grillos, hormigas, etc.
  • Alectoris rufa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *