Paloma torcaz

paloma torcaz
Paloma torcaz
paloma torcaz posada

La paloma torcaz es un pájaro de gran tamaño. Un animal que su hábitat era exclusivamente en los grandes bosques, donde habitaba con total discreción. Inexplicablemente, comenzó a proliferar y actualmente las palomas torcaces han invadido nuestros parques y jardines, pudiendo verlas picotear el suelo en compañía de palomas domesticas, gorriones y cotorras argentinas.

El nido de la paloma torcaz es una simple plataforma de palos secos y ramas entrelazadas. Un nido de lo más rudimentario sin apenas elaboración. Los huevos incluso a veces pueden verse a través del fondo.

En muchas regiones, la paloma torcaz es sedentaria y pasa el invierno en sociedades más o menos numerosas; en el norte de Europa es migratoria. Al finalizar el otoño miles de estos animales inician su camino hacia la península Ibérica, en busca de temperaturas más cálidas y alimento, siendo presas fáciles para los cazadores, que las esperan pacientes en sus puestos de caza.

Pareja de paloma torcaz


Durante la época estival la paloma torcaz vive en parejas. Hacía el mes de marzo podemos escuchar su arrullo incansable tan particular.

En la fase del cortejo, el macho llama la atención de la hembra con increíbles acrobacias.

Una curiosidad de estos animales es que durante los tres o cuatro primeros meses de vida son alimentados con una leche especial. Esta leche, cuya composición se asemeja mucho a la de los mamíferos, se elabora en el buche.

Estos animales no tienen preferencia por el emplazamiento de sus nidos; pueden estar en árboles, setos o cualquier edificio de nuestra ciudad.

Al igual que la paloma común, este ave se ha masificado tanto que presenta graves problemas de plaga en nuestras ciudades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *