Cómo criar canarios. La reproducción.

El celo de los canarios.

Cuando llega el momento de la reproducción, los canarios , tanto los machos como las hembras, se sienten impregnados de una alegría y vitalidad desbordantes. A este estado de le denomina «celo«.

Si nos fijamos en las hembras, sus óvulos maduros están en condiciones para dar origen a las células reproductoras o huevos.

En el macho se pueden observar los testículos notablemente inflamados, los cuales producen millones de espermatozoides.

La época de celo suele coincidir con la llegada de la primavera, en esta estación se producen las condiciones óptimas para la vida y reproducción de todos los animales. Esta abarca desde febrero hasta principios de marzo.

La época de celo concluye normalmente con la llegada de los grandes calores, que en las aves provocan la caída de sus plumas, normalmente a finales de agosto.

En el macho se reconoce fácilmente el estado de celo, pues su canto se vuelve más potente y excitado, sus plumas se erizan. Su carácter se vuelve más agresivo en presencia de cualquier otro canario macho.

Al cantar extiende sus alas en dirección hacia el suelo, llegando casi a arrastrarlas por el suelo.

Por otro lado, la hembra durante la época de celo, se encuentra muy inquieta y pía con frecuencia, si soplamos las plumas que le cubren la rabadilla; puede verse una inflamación del vientre, que indica la puesta de huevos próxima.

En los periodos de reproducción es muy importante la alimentación que debemos proporcionar a nuestros pájaros; no deben faltar la lechuga, aceite de germen de trigo, yema de huevo y jalea real.

En estos alimentos se encuentra el tocoferol o vitamina E, su carencia provoca grandes trastornos en la función reproductora.

La vitamina E, debe suministrarse a partir del primer año de vida del canario, en dosis moderadas, al menos dos veces por semana; siempre y cuando se le administre a los individuos destinados a la cría.

Esta acción nos dará como resultado un menor porcentaje de huevos claros, puestas más numerosas, mayor vitalidad en los embriones y pajarillos, así como mejor vitalidad en los padres.

Cómo elegir a los canarios reproductores.

1º. Reproductores sanos.

Siempre como norma general, nuestros ejemplares para cría deben estar completamente sanos, en perfecto estado de salud, y así mismo sin ningún defecto morfológico o fisiológico, evitando así problemas relacionados con la genética.

2º. Edad de los pájaros reproductores.

Los canarios pueden considerarse adultos a partir de los seis o siete meses de edad, los pájaros nacidos en una temporada pueden considerarse reproductores en la temporada posterior.

La primera vez que una hembra cría, lo suele hacer con normalidad; por el contrario los machos primerizos, se muestran excesivamente ardientes por no haber alcanzado su madurez sexual.

Para los machos la edad ideal para reproducir, seria entre los 2 y los 4 años. A partir de esta edad, no es conveniente utilizar a estos canarios para reproducción.

3º. Condiciones especiales de los reproductores.

Es común que algunos reproductores dejen de alimentar a sus crías y estas mueran por inanición. Si es así, se deben eliminar a estos ejemplares del programa de reproducción.

Siempre elegir a los ejemplares que se encuentren más fuertes y ardientes.

El problema del cosanguinismo.

El consanguinismo, es el acoplamiento entre ejemplares de la misma familia.

Resultados negativos del consanguinismo:

  • Fecundidad escasa.
  • Puestas reducidas.
  • Gran porcentaje de huevos infecundos.
  • Gran numero de embriones muertos.
  • Pollos sin fuerza para ejercer la eclosión.
  • Deformaciones en las patas.
  • Propensión a enfermedades.
  • Pequeño tamaño.
  • Escasa vitalidad.
  • Degeneración del canto.

Como se puede ver la lista de problemas causados por cruzar individuos de la misma familia es muy amplia, en consecuencia hay que evitar hacerlo.

Cómo preparar a la hembra del canario para la cría.

Las hembras reproductoras, deben alimentarse durante todo el año con la misma firmeza.

Así mismo deben administrársele las vitaminas adecuadas, especialmente durante el periodo invernal; de esta forma con la llegada de la primavera, el celo se manifestará con fuerza y vigor.

De hecho las hembras deben tener los mismos cuidados que se dan al macho.

El apareamiento: cuando es la época.

Los pájaros, y dentro de ellos los canarios que son los que nos ocupan, no crían seguidamente durante todo el año. Lo hacen por épocas marcadas por «el celo».

Cuando llega este momento debemos emparejar a los ejemplares previamente seleccionados para la reproducción.

La época que se indica para el apareamineto varía en función de la localidad y el clima. Normalmente en España las fechas suelen oscilar entre el 1 y el 15 de marzo. Si el año es particularmente frio se retrasará en algunos días.

El día que hayamos elegido para el emparejamiento, la pareja será colocada en el mismo departamento de cría. Muy importante que previamente hayamos desinfectado cuidadosamente el jaulón para tal fin.

En los primeros momentos es importante observar el comportamiento de los individuos, ya que pueden suceder los siguientes casos:

  • El macho, aunque fuerte y encelado, comienza a cantar a la hembra y a perseguirla por la jaula, esta rehúye del mayo sin mostrarse muy violenta, pasado un rato enlazan sus picos, alimentando el macho a la hembra como si fuese un polluelo; síntoma de gran éxito en la cría.
  • El macho está fuerte y con el celo, pero se muestra muy ardiente y excesivamente violento.
  • La hembra no está aún en condiciones para criar, rechazando por consiguiente al macho.
  • Ambos sexos aún estando encelados, se siente apáticos.

En estos últimos tres casos, las peleas no tardan en llegar, a veces tremendamente violentas. Pueden herir a los ejemplares e incluso causarles la muerte.

Cómo procederemos en estas circunstancias:

Debemos separar a cada uno de los reproductores, fuera de la jaula de cría, los pondremos en una jaula individual a cada uno de ellos en un lugar próximo, donde puedan tener contacto visual.

Es posible que así se acostumbren a la proximidad de la pareja, perdiendo la apatía que les separaba.

Si al volver a unirlos se observan fuertes peleas, los separaremos definitivamente, cambiándoles de pareja para evitar males mayores.

  • El macho no tiene celo y no hace caso a la presencia de la hembra.

Aunque la hembra cuenta con el celo, y hará la puesta correspondiente; evidentemente los huevos estarán estériles.

Jaula o departamentos de cría, qué necesito.

La jaula o jaulón debe ser espaciosa y comoda. Las medidas recomendadas mínimas serán: 26cm. de altura por 22 de ancho y 40 de largo.

Las condiciones de higiene deben ser extremadamente pulcra.

Material: la construcción de estas jaulas deben ser metálicas, de esta forma evitaremos los huecos donde pueden proliferar los piojos.

Utensilios del jaulón de cría
  • Comederos. para la mezcla de semillas, alpiste y pasta de cría; preferiblemente de cristal o plástico que se pueda limpiar fácilmente. Recipiente especial para la colocación de lechuga.
  • Pelotero. Pequeña jaulilla que se coloca en el interior del jaulón, generalmente cilíndrica, donde se coloca el pelote, material que emplea la hembra para fabricar su nido.
  • Nidales. Pueden usarse del tipo cajoncillo, balconcillo o nidales descubiertos.

Alimentación en la época de cría.

  • SEMILLAS:
  • 3 partes de negrillo.
  • 2 partes de nabina.
  • 1 parte de lino
  • 1 parte de avena pelada.
  • 1 parte de semilla de cardo.
  • 2 partes de cañamón machacado, mientras existan pichones.
  • ALIMENTOS VERDES; son alimentación que nunca debe faltar a las hembras desde el preciso momento que nacen los retoños. Estos alimentos ayudan a la hembra del canario a regurgitar el alimento para alimentar a sus pequeños.
  • LECHUGA; La materia verde preferida por los canarios, se deben suministrar las hojas tiernas y frescas en abundancia, pero solo hay que hacerlo para alimentar a la prole, ya que es un alimento tremendamente laxante. También puede administrarse escarola o repollo.
  • ZANAHORIA; Es muy recomendable pues es rica en vitamina A, tardan en acostumbrarse a comerla, pero cuando lo hacen les encanta.
  • FRUTAS; naranjas, manzanas, peras, etc.. en general cualquier fruta es muy recomendable por su riqueza en vitamina C. También les encanta a los canarios.
  • MINERALIZANTES; imprescindibles para el desarrollo del esqueleto óseo de los pequeños canarios, y para la formación del huevo en la madre. Son sustancias ricas en carbonato cálcico, la más usada es el hueso de jibia.
  • PASTA ESPECIAL PARA LA CRÍA; es muy útil utilizar un refuerzo proteico, la prueba mas palpable de esta necesidad, es que en la vida silvestre, los pájaros en época de cría aunque sean granívoros, consumen grandes cantidades de insectos, que les aportan proteínas.
  • PASTAS A BASE DE HUEVO; tiene un gran poder alimenticio, muchas proteínas y les gusta mucho a los canarios. Es necesario prestar mucha a tención al estado de esta pasta, pues tiene mucha facilidad de fermentar, pudiendo producir graves enfermedades como la septicemia.
  • FORMULAS DE PASTA CON BASE DE HUEVO: estas son algunas mezclas efectivas:.
  • Pan rayado, 50%; huevo cocido (yema y clara), 50%. Bien mezclado.
  • Bizcocho rayado, 25%; pan rayado, 25%; huevo cocido, 50%. Mezclado.
  • Yema de huevo, 50%; harina de maíz, 20 %; bizcocho o pan rayado, 25%. Bien mezclado, este alimento es muy fuerte.
  • PASTAS SIN HUEVO COCIDO; Estas pasta, aunque más bajs en su poder proteínico, resisten mejor el calor.
  • Bizcocho bien empapado en agua, ya el bizcocho lleva huevo.
  • Pan rayado, 50%; harina de maíz, 25%; polvo vitamínico, 10%; galleta molida, 15 %.
  • Galleta molida, 40%; bizcocho molido, 50%; pan rayado, 10%.
  • Hay que tener en cuenta que estas mezclas deben ser humedecidas, hasta formar una masa. Deben añadirse a todas ellas algunos cañamones machacados.

NIDIFICACIÓN, PUESTA E INCUBACIÓN.

Los canarios, una vez juntos ambos reproductores y si estos se encuentran en celo, el mismo día del apareamiento comenzaran a dar señales que la nidificación está cerca.

El canario macho se mostrará con movimientos rápidos y muy vivos, comenzará a entrar en el nido, incitando así a la hembra a hacerlo también; se arrancaran plumas del pecho, transportando estas de un lado al otro de la jaula, hasta depositarlas en el suelo o en el nido.

Si los canarios muestran apatía para construir el nido tras el apareamineto, debe esperarse unos días a suministrarles el material para construirlo.

Es frecuente que antes de la puesta del primer huevo, la hembra construya varios nidos que posteriormente deshace; es algo normal antes de la construcción del nido definitivo.

LA PUESTA.

Según avanza la construcción del nido, la hembra llamara con más intensidad al macho, si este se encuentra en perfecto celo, acudirá de inmediato a fecundarla.

La hembra cuando se acerca el momento de la puesta se encontrará pesada, en particular a última hora de la tarde, el abdomen se presentará notablemente inflamado.

Esto es señal inequívoca que la primera puesta es inminente. Conviene vigilar en estos días si la canaria tiene problemas para expulsar el huevo, en caso de que así sea debe actuarse con celeridad.

El número de puestas en el año depende del estado de saludo y fortaleza de la canaria, normalmente un ejemplar sano debe estar entre tres y cinco puestas.

El número de huevos varia entre dos y siete huevos por cada puesta. La normalidad estaría entre cuatro y cinco huevos, siendo cuatro la cantidad que observamos con más frecuencia.

Hay que tener en cuenta como actuar en el momento de la puesta, es recomendable retirar cada huevo puesto y sustituirlo por otro artificial inmediatamente. Posteriormente, a los tres o cuatro días los volveremos a depositar todos en el nido.

La explicación para esta actuación es la siguiente; si dejamos los huevos en el nido, los polluelos nacerán con una diferencia de una o dos jornadas, esto provocará que los últimos en nacer estén menos desarrollados que los nacidos en las primeras jornadas.

Los primeros debido a su mayor tamaño, ocultaran a los más pequeños dando lugar a que no sean alimentados correctamente por los padres, corremos el riesgo de que mueran por falta de alimento.

Haciendo el procedimiento antes indicado, se consigue que todos los pequeños nazcan el mismo día, teniendo asi las mismas probabilidades de sobrevivir.

Normalmente la puesta de las hembras de canarios se produce entre las siete y las nueve de la mañana. Sucesivamente en los días de puesta, tomando un día de descanso, normalmente antes del último huevo.

LA INCUVACION.

Aproximadamente al tercer día de la puesta del útimo huevo, la temperatura corporal de la hembra sube levemente, facilitando así el calor que necesitan los huevos para el desarrollo del os embriones. El instinto de la necesidad de incuvar en las aves, se efectua por la acción de una hormona llamada «galactogénica«.

El proceso de incubación dura aproximadamente 13 días, a veces puede retrasarse uno o dos días.

En este periodo de tiempo es muy importante no molestar a la canaria, el estar constantemente mirando, acercándose o tocando la jaula de cría puede provocar que la hembra aborrezca la nidada.

Sólo debemos inspeccionar el nido el día octavo o noveno, para observar cada huevo a través de una linterna, lampara o al trasluz, para comprobar que los huevos se encuentran fértiles; es fácilmente identificable pues el huevo fertilizado aparece completamente oscuro; por el contrario si el huevo no ha sido fecundado se mostrará transparente, con un circulo oscuro que corresponde a la yema.

Cuando hagamos esta comprobación debemos ofrecer a la canaria alguna golosina o algún trocito de lechuga, para que abandone voluntariamente el nido, así evitaremos asustarla.

En el tiempo de incubación no es necesario separar al macho de la hembra. Sólo si este se encuentra muy ardiente y resulta agobiante para hembra procederemos a separarlos. El macho debe estar totalmente aislado de la hembra, donde no pueda verlo ni oírlo. Normalmente esto no sucede y el macho se encuentra propenso a alimentar a la hembra e incluso ocupando su lugar cuando esta sale a alimentarse.